Me encanta el cine, el cómic, la filosofía, la poesía, quedarme mirando el mar... Los misterios (algunos incluso hasta cuando dejan de serlo). Me gusta quedarme mirando a mi hija por las mañanas hasta que se despierta.


Prefiero estar despierto que durmiendo, quizá porque sueño demasiado (aunque un par de horas más durmiendo cada noche no me vendrían mal).


Tengo muchos defectos, muchos... Y muchas cuentas pendientes conmigo mismo.

También hay infinidad de cosas que me fascinan de mí, como de cualquier persona a la que logro conocer lo suficiente.


Mi formación musical es clásica pero mis influencias no las tengo controladas. En la misma tarde puedo escuchar a Mozart, Bach y a The Clash; Blues, Jazz y nueva electrónica en Bandcamp... Y al día siguiente, cosas que no tengan nada que ver con todo eso.


Dicen de mí que soy muy trabajador, paciente, constante... es una apariencia, no os lo creáis...


Trabajo como compositor y letrista por encargo y en proyecto propios. Lo primero forma parte de mi trabajo, lo segundo es una necesidad.

Compagino mi actividad como compositor con la docencia, trabajando en diferentes escuelas de música. Así mismo, dirijo diferentes formaciones instrumentales y corales.


Soy consciente de que hay cosas que, a mi pesar, nunca aprenderé. Con otras no pienso darme nunca por vencido.


Una vez escribí en una canción (El mar se agita):

"...Como hablar de aquello

que ni yo puedo entender

que está en mí,

que con palabras echo a perder

pero necesito decir..."

A día de hoy, aún no he aprendido a decirlo mejor.